Sentitzen dugu, baina sarrera hau %LANG-z:, : eta % bakarrik dago. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Estoy muy cansado de oír el término pirata cuando se refiere a alguien que se descarga música o películas. Lo han cacareado tantas veces que mucha gente incluso llega a asumir que ciertamente es un pirata cuando no lo es. Han ganado los autores y los medios con la definición porque el fin que justifica el medio es que te sientas culpable y llegues a aceptar que eres un bandido. Pues no, rebélate porque no eres un pirata y si hay algún bandido, son ellos. Sigue leyendo.

Piaratas eran los ladrones que abordaban un barco para quedarse con todo lo que había de valor. Lee bien: Arrebataban a los propietarios lo que tenían para quedárselo. Si tú descargas música o cine no les estás quitando NADA a nadie. El creador tiene derecho a poseerlo y llevar su nombre. El creador es dueño de su creación y aquí no hay un pirata que le robe sus derechos para quedárselo. Un usuario que descarga música de David Bisbal o Bustamante, o se baja Carne Tremula o Mentiras y Gordas aparte de no tener idea de música ni de cine ni de apreciar mínimamente la calidad, no está robando nada porque no se convierte en su propietario. Y si pasas esos archivos a un amigo, serás que eres más cabrón que amigo, pero estás compartiendo algo en todo caso.

Aclarado ese punto quisiera hacer un inciso. Estoy hablando de creación que se supone artística, no de software privativo, cuestión que no voy a tratar porque no me parece correcto de entrada, usar este tipo de programas. Y hablando de creación, si yo creo un artículo tengo tres opciones.

  • Lo publico y comparto
  • Lo borro
  • Lo guardo privadamente para mi solo.

No tiene sentido crear un artículo para guardarlo o borrarlo. Queda compartirlo. Si quieres crear pero a la vez no quieres que sea usado/escuchado/visto, no lo expongas al público. Si yo hago una vasija de barro y nadie me la compra, es mi problema. Si alguien te quita la vasija y la vende, no es justo, la verdad, porque la vasija te pertenece a ti.. quiero decir que si cierta gente se lucra con el trabajo de los demás no es digno ni lícito. No confundamos. Estoy en contra de esas personas que se enriquecen con cosas que son de otras.

Pero quería llegar al nivel artístico y es que lamentablemente la sociedad llama “artista” y/o “cultura” a cualquier cosa. Ya, ya sé que al cine lo llaman Séptimo Arte y la música también es cultura. Lo que quiero decir es que injustamente se llama artista y cultura, o peor aún, culto, a quienes no deberían de gozar de ese privilegioso término. Disculpadme, pero debería ser delito calificar cultura o arte a las cosas que hacen Bisbal, Bustamante, Rosa López y centenares de cantantes. Cultura y arte eran Albéniz, el maestro Rodrigo, Paco de Lucía, Francisco Tárrega, Manuel de Falla. Y de verdad que me sonrojo por las comparaciones, sí, son odiosas pero revelan sólo la verdad. Mirad, el flamenco es considerado cultura, y no me gusta el flamenco para nada, pero reconozco que lo es.

Por supuesto que aquí cabe el gusto de cada cual, faltaría más, pero si uno escucha el Ave María de Franz Schubert y el de David Bisbal, una niña de 13 años quedaría enamorada del segundo y del primero le daría sueño. Sin embargo el primero es una obra de arte, y el segundo, del tirón, una puñetera mierda. Es solo una apreciación personal.

Volvemos al principio. En España la ley reconoce el derecho a la copia privada:

La copia privada es una limitación al derecho exclusivo que la ley concede al autor y al propietario de contenidos a hacer copias de ellos, que permite a una persona realizar la copia de una obra para uso privado sin ánimo de lucro siempre que haya tenido acceso legítimo al original.

Por ese derecho se reconoció el canon para compensar a los autores.

Yo personalmente , que detesto la música en español, que me parecen en su inmensa mayoría una panda de sujetos sin talento, tengo que cederles dinero porque a una parte de la sociedad, bastante ignorante artísticamente les gusta descargarse basura. Vamos a ver, yo, que soy distrohopper, me he gastado decenas y decenas de DVD’s para probar distros de GNU/Linux pero al ser “probable pirata” tengo que pagar preventivamente una multa a una banda de mafiosos y corruptos con el beneplácito del gobierno de turno.

Por ello digo, rebelaos, que no os llamen piratas. Piratas son aquellos que van asaltando nuestros bolsillos con impuestos para dárselos a los que tienen más que nosotros. Seguid siendo buenos Robin Hoods y compartir.

Aka Raul, saludos.