Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

 

A menudo leo por ahí que no se puede ser tan radical a la hora de usar, hablar, evangelizar sobre GNU/Linux y ciertamente esta afirmación tiene bastante de razonable. ¿ O no?

Bueno, eso depende de muchas cosas, pero principalmente de dos, del uso que le des al sistema operativo y al software en general.

También es cierto que el término radical asusta un poco, probablemente por el uso manipulador y malintencionado que los medios de comunicación le han dado, pero en absoluto se trata de algo que, ni es para dar miedo, y mucho menos significa algo intrínsicamente malo. No tengo ni la menor duda que la idea de acabar con la esclavitud de Abraham Lincoln fue tachada de radical en su tiempo, sobre todo por los Confederados. Ni me cabe la menor duda tampoco que acabar con los privilegios de la Iglesia y la educación religiosa en los colegios durante la II República española fue alarmantemente radical para muchos.. y sin embargo la idea es lo más razonable. También llamaron radical a un hombre negro llamado Martin Luther King que pedía la escandalosa igualdad entre las razas humanas. Supongo que llamarían radical a Martin y a su asesino. Por favor, apreciad la radical ironía.

Quiero decir que la radicalidad o radicalismo no es necesariamente algo malo per se. Hay y han habido radicales que entran en la categoría de criminales, pero no es una norma. Por supuesto hay ideologías políticas radicales, es como el Yin y el Yang, las hay positivas y negativas, como todo pensamiento tiene lucidez y largas sombras.

¿Por qué cuento esto? Recientemente han puesto un comentario en este blog que me insultaba y que por cierto no publiqué porque no doy coba a los trolls, aparte de amenazarme y acordarse de mi familia me llamó “desgraciado radical que critica los programas de Windows“, jejejejejejejejejeje, me encanta tanta ignorancia. Adolecía de no ser muy sapiente porque nunca hablo del software de Windows, supongo que se refería al software privativo. Critico a Windows, sí, pero no sus programas porque paso de ellos y prácticamente los desconozco. Y los desconozco y paso de ellos por dos motivos: son software privativo y corren bajo un sistema operativo que desprecio. Es que no hay más, porque cada cual es como es y si actúa contra lo que cree, es un hipócrita. No, en este blog no se habla de programas privativos ni se da soporte a otros sistemas no libres.

Si ser fiel a unas ideas es tachado de radical, soy un radical. Uso software libre desde hace 20 años, usuario de GNU/Linux desde 1998 y me considero un apasionado de ambas cosas, de mi sistema operativo y del código abierto.

Creo que el futuro de la informática y el del ser humano también, pasa por la organización colectiva, la libertad y la solidaridad. Puedo ser un radical por ello, un chovisnista de lo abierto, pero creedme, no me molesta en absoluto que me llamen así.

Un feliz radical,

Raul.